Desenfoque comercial: lavandería, aprendizaje y berlinas

1 sep 2019

Blog

Para distinguirte del resto debes hacer algo diferente. Esta premisa también se aplica al mundo de la alimentación y es exactamente lo que el empresario Mark Nijhuis ha hecho con su concepto "La lavandería blanca" (De Wit Wasserij) en Nijmegen (Países Bajos). "Nuestra combinación de una lavandería automática con una tienda de berlinas es única. El cliente puede lavar la ropa, tomar un café y disfrutar de un dulce con el sonido ambiental de nuestras lavadoras en el fondo". Además Mark ayuda cada año a 12 personas que tienen dificultades para encontrar trabajo y les proporciona un trabajo remunerado.

“En los últimos quince años hemos consumido cada vez más. En el pasado las personas rara vez comían fuera de casa. Hoy en día, la gente sale para casi todo, comenzando con el desayuno e incluso preferimos celebrar reuniones y trabajar en bares o restaurantes en lugar de en la oficina". 

La Lavandería Blanca abrió sus puertas en febrero de 2017. La idea de combinar una tienda de berlinas con una lavandería surgió durante un viaje a Canadá. "Mi novia y yo necesitábamos un café realmente bueno. Siguiendo el consejo de algunas personas locales, terminamos en una cafetería muy agradable dentro de una lavandería. ¡Nunca había visto esa combinación antes! Entonces decidimos lavar la ropa espontáneamente." Una vez de vuelta en los Países Bajos, Mark no pudo sacar el concepto de su cabeza. "Pensé que era tan genial que quería establecer un concepto similar en mi ciudad natal y que, si tuviera que poner las lavadoras dentro de un negocio, los clientes probablemente las usarían tal como lo hicimos en Canadá. Fue una apuesta, ¡pero valió la pena! La decisión de combinar el concepto con berlinas fue fácil de tomar", dice Mark mientras se ríe. "Aún no existía una tienda especializada en venta de berlinas en Nijmegen y si son tu especialidad, debes asegurarte de ser el mejor."

Según Mark, se debe tener en cuenta un "tiempo de aterrizaje" antes de que la gente se entienda el concepto del negocio. "Al principio, la gente no podía entender que realmente pudiera lavar su ropa aquí. Algunas personas incluso pensaron que las lavadoras estaban allí como decoración. Todos los días, la gente pasa y, literalmente, retrocede un par de pasos para mirar dentro de la tienda. Luego los ves leyendo el nombre de la empresa nuevamente y piensan: "Oh, esto es en realidad una lavandería".

Afortunadamente, la fama de la tienda está creciendo cada semana, gracias también a la proactividad de Mark. "En las primeras semanas, fui a visitar a otros empresarios en Nijmegen para preguntarles cómo lavan la ropa. Luego pregunté si nos dejarían hacerlo por ellos una sola vez. Les ahorra mucho trabajo y no es tan costoso como la gente piensa. Desde entonces, ahora lavamos la ropa para varios restaurantes, estudios de uñas y gimnasios en el vecindario. El volumen de negocio de la lavandería aumentó en un 80% respecto el año pasado. Los sábados, incluso hay colas. Lo bueno es que, en Nijmegen, no había necesidad de una lavandería, pero ahora que está aquí, la gente disfruta de usarla y ve nuestro negocio como un lugar divertido e inspirador ".

Pero el mayor desafío en este momento es vender las berlinas. Afortunadamente, Mark ve muchas oportunidades aquí. "Ya vendemos muchas berlinas a otras empresas y tenemos una barra llena de berlinas para catering y bodas. Pero eso todavía está en la fase de desarrollo. Creo que sería interesante añadir una cantidad de surtido salado . Y me gustaría presentar un 'dronut' como un truco de relaciones públicas. ¿Te imaginas eso? ¡Nuestras rosquillas repartiéndose por toda la ciudad con los drones! ”

Esperamos que Mark te haya ayudado a inspirarte y a mejorar tu negocio de forma imaginativa.