Cómo afectan las decisiones éticas alimentarias a nuestro futuro

Los consumidores, cada vez más, quieren realizar elecciones éticas alimentarias, teniendo en cuenta sus valores personales y los intereses del planeta y las personas que viven en él. Nuestro estudio Taste Tomorrow ha revelado claramente el vínculo entre comida, estilo de vida y ética que proviene del antiguo proverbio "Eres lo que comes". 

12 mar 2020

Blog

La alimentación como estilo de vida

Nuestra encuesta Taste Tomorrow reveló que la comida y el estilo de vida están aumentando su vínculo ya que los consumidores piensan más en lo que comen y quieren actuar con resposanbilidad y ética. Especialmente los millennials quieren tomar decisiones basadas en sus propios valores éticos: "Soy lo que como y eligo mi comida en consecuencia".

Los consumidores se preocupan por el planeta, las personas por el futuro

Así que, ¿de qué se preocupan los consumidores? La encuesta Taste Tomorrow muestra claramente que es todo para un beneficio personal y hay 3 aspectos clave: el planeta, las personas y las futuras generaciones.

Los consumidores creen firmememente que sólo tenemos un planeta, así que valoran muy posivitivamente los productos sostenibles y han empezado a limitar el uso del plástico como envoltorio para alimentación. Además, también tienen en cuenta la vida animal y el comercio justo. Estas preocupaciones tienen un impacto directo en sus elecciones alimentarias. 

La alimentación como estilo de vida

Otro aspecto del estilo de vida ético es que los consumidores se preocupan más por otras personas, como los granjeros y otros profesionales de la industria alimentaria. Esto supone una diferencia con respecto al anterior estudio Taste Tomorrow dónde se identificó la tendencia Mi sostenibilidad, en la que sólo tomaban elecciones sostenbles cuando se beneficiaban de ellas. 

Hoy en día los consumidores piensan que es importante que los granjeros reciban un precio justo por su trabajo y sus productos. Alrededor de 3 de cada 10 consumidores están decididos a adaptar su comportamiento de compra a patrones de consumo de alimentos más éticos.

La alimentación basada en vegetales es el camino a seguir

La alimentación vegana, orgánica y vegetariana es una tendencia continua y claramente parte de un estilo de vida ético. Muchos consumidores creen que la comida vegana tiene un impacto positivo en el medio ambiente, pero además de eso, también se cree que el veganismo tiene un impacto positivo en la salud.

Conclusiones clave de la tendencia del "estilo de vida ético"

En resumen, podemos decir que la comida, el estilo de vida y la ética están más estrechamente vinculados que nunca. Los consumidores quieren tomar decisiones éticas sobre los alimentos, que no solo son buenos para ellos sino también para el planeta y todos los que viven en él. Además piensan que los agricultores deberían recibir un precio justo por sus productos y que los alimentos de origen local son otros aspectos importantes de un estilo de vida ético.