¿Cómo conseguir la seguridad alimentaria en el futuro?

blog
Nuestros compromisos

20 may 2019

Con una población mundial en crecimiento constante, la demanda de comida está aumentando rápidamente. La FAO (Organización Alimentaria y Agricultura de las Naciones Unidas) valora que la producción alimentaria necesita aumentar en un 60-70% para lograr alimentar cerca de 9.200 millones de personas en 2050. Esta demanda de comida no se puede cubrir incrementando el ritmo de producción actual. Para lograr la seguridad alimentaria del futuro (es decir, producir suficientes alimentos accesibles para todas las personas) y hacerlo de forma sostenible, necesitamos aprovechar las nuevas fuentes alimentarias valorando todas las posibles soluciones. Esa es la razón por la que se inició el proyecto PROVE, liderado por Bram Pareyt (Research Manager Proteins en Puratos) que nos explica qué es el proyecto.

¿Qué es el proyecto PROVE y por qué se inició?

El proyecto PROVE es una proyecto innovador dentro de la EIT Food (Instituto Europeo de Innovación y Tecnología). Su nombre surge de "Funcionalidades y valorización de las fuentes de alimentación de PROteínas y VEgetables". Bram nos explica que "el proyecto se centra en un aspecto clave: como podemos asegurarnos que, en el futuro, todo el mundo tenga acceso a la comida. Es evidente que las proteínas basadas en los animales no serán suficientes durante mucho más tiempo. Necesitamos obtener acceso a proteínas basadas en plantas o híbridos (mezcla de plantas y animales) de nuevas fuentes, pero también debemos observar las corrientes basadas en plantas que ahora se utilizan como alimento para animales. Estamos investigando cómo podemos utilizar estas corrientes para obtener alimentos adecuados para los humanos".

Siete empresas de diferentes sectores (indústria, centros de investigación y universidades) se han unido para contribuir a lograr la seguridad alimentaria en el futuro.

 

¿Qué se ha investigado?

Cinco tipos de materias primas se han identificado como fuentes de proteínas basadas en plantas. La primera parte del proyecto PROVE, que ha finalizado recientemente, ha servido para comprobar que 3 de ellas tienen potencial: la lupina, la canola y la haba. Cuando el proyecto tenga una segunda parte, también se investigará a fondo la avena y el girasol. "Queremos hacer concentrados de proteínas a partir de estas nuevas plantas. Tienen potencial como alternativas de etiqueta limpia (clean label) para los ingredientes que se utilizan actualmente. También son una forma eficiente de llevar más proteínas a los alimentos básicos, por ejemplo. Finalmente, las proteínas vegetales son generalmente más sostenibles que las proteínas derivadas de animales, y cuando se producen de manera más eficiente también contribuyen a una sostenibilidad mayor".

Una vez se han examinado estas plantas e identificado las proteínas, el estudio incluyó una encuesta online para conocer las demandas de los consumidores.

Encuesta online para conocer las demandas de los consumidores

Una de las tareas del proyecto PROVE es el estudio de los consumidores, 

One of the tasks of the PROVE project was a consumer study, a la par que la EIT Food se esfuerza por aumentar la confianza de los consumidores en los alimentos que consumen. A través de una encuesta online, se entrevistaron a más de 5.000 consumidores en 5 países europeos para conocer las demandas de los consumidores en términos de calidad de salud, nutricional y sensorial, y para lograr un cambio gradual en el desarrollo de nuevos productos con procesos más limpios y sostenibles. “Se preguntó a los consumidores sobre su actitud hacia las proteínas y los productos de origen vegetal. ¿Qué saben de ellos, hasta dónde llegan sus conocimientos? ¿Qué debemos tener en cuenta al desarrollar ingredientes de proteínas de origen vegetal?", comenta Bram Pareyt.

 

El conocimiento de la investigación

El resultado de la encuesta mostró que los consumidores son algo familiares con las proteínas y el tipo de alimentos donde las pueden encontrar. "Su percepción global de las proteínas es positivo, ya que la mayoría de ellos prefieren proteínas basadas en plantas que en animales. Además, les propusimos el concepto de pan alto en proteínas. La encuesta, además, nos descubrió que cuanto más y mejor comunicas de forma transparente, mejor es la percepción del consumidor. Pero estos tests sensoriales también nos indicaron que la calidad sigue siendo el factor clave: el sabor y la textura prevalecen por encima de las proteínas."

¿Por qué las nuevas fuentes de alimentación basadas en proteínas vegetales son importantes para Puratos?

Como no puede ser de otra forma porque somos líderes en innovación alimentaria, este nuevo tema es extremadamente importante ya que se incluye en nuestra estrategia de Salud y Bienestar. "Puratos siempre está buscando soluciones del futuro: nutrición, sostenibilidad y salud. Además, se adapta perfectamente en nuestro objetivo de etiquetas limpias. Los ingredientes basados en plantas se puede usar para sustituir algunos productos con número E, y utilizados de forma correcta, la mezcla de proteínas animales y vegetales pueden ser mucho más sostenibles que la leche o los huevos por sí solos".

Desarrollar soluciones con estes nuevas fuentes de alimentación es un reto clave mientras se mantiene tanto el valor nutricional y de sabor. Los productos de panaderías son una fuente importante de proteínas; con los panes se mejora de forma efectiva las proteínas consumidas por los usuarios. En pastelería, las proteínas animales pueden ser muy funcionales. Elaborar un cake sin huevos es todo un reto, así que las proteínas de origen vegetal tienen, de momento, una horma en el zapato. El aprendizaje de este proyecto es muy importante para nosotros ya que nos abre la puerta a nuevos proyectos y oportunidades en el futuro.