NOS ENORGULLECEMOS DE PRESERVAR EL PATRIMONIO DE LA ELABORACIÓN DEL PAN Y EL CHOCOLATE.

En Puratos, entendemos el poder de la innovación. También creemos en la preservación de las formas tradicionales de elaborar el pan y el chocolate. Al combinar la innovación con la tradición, podemos ofrecerte lo mejor.

Nuestra pasión por la naturaleza, la autenticidad y la diversidad nos ha llevado a la creación de nuestra Biblioteca de Masas Madre. Se trata del último exponente de las tradiciones panaderas y ayuda a preservar el antiguo arte de la fermentación natural. Con la misma pasión, pretendemos preservar el patrimonio del chocolate belga.

Pan

 

Estudiar la historia del pan y sus múltiples usos en todo el mundo nos ha proporcionado el conocimiento necesario para ofrecer a los consumidores lo mejor de este producto. Sin embargo, la historia de la masa madre es tan rica que no queríamos guardarla solo para nosotros. Por ello, decidimos crear la "Maison du Levain" (Centro del Sabor del Pan), donde los visitantes pueden descubrir el pasado, el presente y el futuro de la masa madre por sí mismos. En Puratos sentimos pasión por la masa madre desde hace años, y estamos convencidos de que el futuro del pan reside en su pasado. Nos entusiasma compartir el conocimiento de la fermentación con nuestros clientes y ayudarles a crear panes sabrosos y de alta calidad, como en los buenos tiempos... ¡y en el futuro!

Chocolate

 

De sabor incomparable, el chocolate belga ocupa un lugar especial en nuestros corazones, ya que Puratos se fundó en Bélgica. Por ello, queremos continuar con la tradición que ha hecho famoso al chocolate belga en todo el mundo. Belcolade lleva 30 años produciendo chocolate en Bélgica, utilizando únicamente las mejores materias primas y la forma belga de producir chocolate. Belcolade no utiliza otra grasa que la del cacao y sólo utiliza vainilla natural. Como resultado, el chocolate Belcolade tiene un sabor particular y distintivo que obtiene muy buenos resultados en las pruebas de sabor de los consumidores. En 2008, Belcolade adquirió 60 hectáreas de tierra en Chunca (antes Tikul), en Yucatán (Méjico), donde plantamos criollo, una de las variedades de cacao más antiguas, raras y finas que hayan existido nunca. Hay cinco variedades antiguas de cacao en México que queremos preservar utilizando un modelo similar al que utilizamos para nuestra Biblioteca de masa madre. Por ello, hemos construido en el terreno unas cabañas tradicionales mayas que han servido para albergar una colección de estas variedades autóctonas. También pretendemos plantar allí más de 300.000 árboles (ya se han plantado 66.000), a fin de crear un santuario de vida silvestre y contribuir aún más a la protección del medio ambiente y la biodiversidad locales, así como a la protección de la valiosa historia del cacao. Puratos trabaja con los museos Choco-Story para compartir la historia del cacao y explicar cómo se convierten las habas en chocolate. Esta es otra gran forma de promocionar nuestro chocolate belga de primera calidad. Ya hay diez museos abiertos: en Brujas, Bruselas, París, Colmar, Praga, Pruhonice, Uxmal, Valladolid, Playa del Carmen y Beirut.

Mejor vida

Puratos siempre pondrá a su gente en primer lugar. Equilibramos la innovación con la tradición para garantizar una calidad superior que no comprometa nunca nuestros valores y vamos más allá para compartir nuestros éxitos con los que nos acompañan en este camino.

Leer más

Comunidades

Trabajamos en armonía con las comunidades de las que formamos parte: nuestro objetivo es garantizar ingresos seguros y estables para los agricultores de todo el mundo e invertir en brindar oportunidades educativas que cambien la vida en nuestras escuelas de panadería.

Leer más